26/7/17

¿Por qué me debo revisar los pies cuando tengo diabetes? [26-7-17]


¿Por qué me debo revisar los pies cuando tengo diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica y metabólica, que produce a largo plazo neuropatía diabética. Esto significa que la enfermedad ataca al sistema nervioso, es decir, directamente a los tejidos nerviosos que se encargan de hacernos sentir calor, frío, presión, dolor o placer.

En general los nervios afectados con más frecuencia son los de los pies. Muchos pacientes con diabetes crónica y neuropatía diabética tienen dificultad para sentir estímulos en los pies.

Por eso muchos médicos aconsejan el uso de zapatos cómodos y holgados, además de revisarlos antes de ponérselos, para evitar que tengan alguna basurita o piedras pequeñas.

Cuando tenemos los nervios intactos, nos damos cuenta inmediatamente si nos aprieta el zapato o si hay algo que estorba.

Pero si padecemos neuropatía diabética es más difícil sentir y si el zapato no es el adecuado o tiene algo que lastima al pie, puede dañar la piel, producir ampollas o incluso cortadas pequeñas.

Esto es muy peligroso en pacientes con diabetes, porque debido a su enfermedad el proceso de cicatrización es más lento y si no recibe el tratamiento rápido y adecuado puede presentarse una infección y en el peor de los casos llegar a tener gangrena, la cual es sumamente peligrosa y causa de muchas amputaciones de dedos, pies y hasta piernas.

De ahí la importancia de ir con el podólogo (especialista en los pies). La mayoría de los seguros médicos cubren estas consultas porque son para prevenir problemas mayores.

El podólogo debe revisarle los pies para ver si hay alteraciones en la piel, como por ejemplo si está demasiado seca, con lesiones o cambios de color (muy pálidos o morados).

También revisa las uñas (por si tiene alguna enterrada), verifica que no tenga los pies hinchados, mide la temperatura de los mismos y el pulso (que se llama pulso pedio y se toma en el empeine del pie). Así que, a cuidar esos pies; más vale prevenir que lamentar.

La información que usted recibe en esta columna no pretende sustituir la opinión de un médico. Si usted tiene preguntas específicas, consulte con su doctor.

24/7/17

Leche light contra la diabtes [24-7-17]


Leche light contra la diabtes

Ingerir productos lácteos descremados podría ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes, según apunta un nuevo estudio realizado entre 40 mil hombres.

Cada porción adicional de lácteos de bajo contenido graso que se consume por día resulta en una caída de 9% del riesgo.


La relación podría estar basada en las proteínas o el magnesio, ingredientes que se cree elevan la acción de la insulina para regular el nivel de azúcar en la sangre.

Pero esas sustancias también están presentes en productos derivados de la leche de alto contenido graso, por lo que los investigadores no saben con certeza qué es lo que provoca la caída de las posibilidades de padecer la enfermedad.

Advirtieron contra un cambio importante en la dieta basado en los resultados del estudio.

Los hombres que ingirieron más leche, yoghurt, helado y queso descremados mostraron menos disposición a contraer la diabetes de tipo 2 durante 12 años.

Sin embargo, la leche entera y el queso cremoso no contribuyeron.

El estudio no encontró evidencias de que los productos lácteos ayuden a la población a perder peso, aunque otros estudios más pequeños han relacionado el calcio de las dietas con la pérdida de kilos.

El efecto por el consumo de estos alimentos podría estar relacionado con algún factor desconocido presente en los hombres saludables, que redujo el riesgo de contraer el padecimiento, indicó el doctor Frank Hu, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, uno de los autores del estudio.

“Existen muchas otras formas de prevenir el riesgo de contraer diabetes”, sostuvo. “Comer alimentos ricos en fibras y nueces, y reducir el azúcar, los dulces y los refrescos. El ejercicio ha demostrado que es beneficioso”, indicó.

El estudio apareció en la edición del Archives of Internal Medicine.

Los investigadores se basaron en los cuestionarios que respondieron 41 mil 254 profesionales masculinos de la salud en el estudio de Harvard, que aún continúa.

Los hombres no tenían diabetes cuando comenzó la investigación, pero más de mil 200 la desarrollaron en los años siguientes.

Los investigadores tomaron en cuenta los efectos de la edad, la historia familiar, si fumaban o no, la actividad física y factores de la dieta que se sabe constituyen un riesgo para este mal.


Janet King, científica del Instituto de Investigación del Hospital de Niños Oakland, advirtió que la leche parece incrementar el riesgo de cáncer de próstata y, en algunos niños, la diabetes de tipo 1.

Esta última es conocida como juvenil y es causada por la incapacidad del cuerpo para producir insulina.

La de tipo 2, la más común, puede ser originada por el sobrepeso, la inactividad o falta de ejercicio, una dieta mal balanceada y por predisposión genética. (AP)


19/7/17

4 preguntas que habrían salvado a Peter, un niño británico con una diabetes no diagnosticada

4 preguntas que habrían salvado a Peter, un niño británico con una diabetes no diagnosticada


Mi vida cambió en cuestión de días, dice con la voz quebrada una madre británica al recordar lo que le ocurrió a su hijo a principios de 2015. Peter murió por las complicaciones irreversibles de una subida de glucosa en la sangre. Pero su familia no sabía que tenía diabetes de tipo 1.

t13.cl

Peter Baldwin tenía 13 años recién cumplidos cuando se puso muy enfermo rápidamente. Su familia se quedó en estado de shock cuando en seis días perdió la vida por una diabetes de tipo 1 no diagnosticada.

"Me siento devastada y con el corazón roto", le dijo su madre, Beth, a la BBC.

"Mi vida cambió en cuestión de días", dice con la voz quebrada esta británica al recordar lo que le ocurrió a su hijo a principios de 2015.

Peter tenía una infección torácica para la que el doctor le había dado antibióticos. "Pero él estaba muy enfermo", dijo Beth, que lo observaba en casa pensando que solo tenía una infección.

Cuando ya vio que a su hijo le costaba respirar llamó a una ambulancia. Y lo primero que hicieron al llegar, además de darle oxígeno, fue pincharle el dedo para hacerle una prueba de sangre.

A los 30 segundos le habían diagnosticado una diabetes de tipo 1, una condición que hace que el cuerpo no produzca la suficiente insulina.


Las 4 preguntas clave que pudieron salvarlo


Ahora, Beth está haciendo campaña para que todos los médicos de familia del país le hagan a las familias de niños enfermos cuatro preguntas básicas con las que pueden evaluar si los pequeños pueden tener una diabetes de tipo 1.

1. ¿Tiene sed? Una sed constante que no se sacia bebiendo

2. ¿Va mucho al baño? Con más frecuencia que antes, o empieza a mojar la cama o a llenar pañales más que antes

3. ¿Está cansado? Más cansado de lo habitual

4. ¿Ha perdido peso?

Si algunas de las respuestas a estas preguntas son positivas, entonces el doctor puede hacer un simple test que en cuestión de segundos puede confirmar si el niño tiene diabetes o no, y que consiste en analizar una pequeña muestra de sangre.

"Las señales estaban allí y eran obvias", dice la madre.

"Peter había empezado a ir al baño más, bebía más y no había comido durante días porque no estaba bien así que había perdido peso y estaba cansado, en la cama".

"Si pones todos estos indicios juntos tienes un caso típico de diabetes de tipo 1".

Sabiendo esto, Beth dice que los padres también pueden estar atentos a estas señales.

Si nosotros lo hubiéramos sabido habríamos ido a urgencias al hospital y se habría manejada su condición de otra manera.

"Habríamos tenido tiempo de evitar que sus órganos fallaran", afirma Beth, "24 horas marcan una diferencia abismal".


Evoluciona muy rápido en los niños


La mayoría de los niños que desarrollan diabetes tienen la de tipo 1, que ocurre cuando el páncreas es incapaz de producir insulina. Eso hace que la glucosa no pueda ser retirada del flujo sanguíneo y transportada a las células, por eso los pacientes necesitan inyecciones regulares de insulina.

En los jóvenes los síntomas de diabetes de tipo 1 se desarrollan muy rápido, en cuestión de días o semanas, según el NHS, el sistema británico de salud pública.

En los adultos, sin embargo, los síntomas suelen tardar más tiempo en desarrollarse, a lo largo de varios meses.

Es muy importante diagnosticar la diabetes lo antes posible porque si no se trata la enfermedad se agrava progresivamente, y los niveles altos de glucosa en el cuerpo pueden dañar las arterias, los nervios y los órganos.

Según el NHS, hasta una subida leve de glucosa que no causa síntoma alguno puede tener efectos nocivos a largo plazo.

Normalmente la diabetes de tipo 1 es hereditaria pero se desconoce qué es exactamente lo que la desencadena. La probabilidad de que alguien que no tiene parientes cercanos con diabetes de tipo 1 la desarrolle es del 0,5%, según el NHS.

La diabetes no se cura. Los tratamientos se basan en el control regular de los niveles de glucosa en la sangre y en la prevención del desarrollo de enfermedades asociadas.

17/7/17

De cada 10 casos de diabetes, 4 terminan con insuficiencia renal

De cada 10 casos de diabetes, 4 terminan con insuficiencia renal


En Bolivia hay 90.000 personas que padecen diabetes. Consumir la alimentación de forma desproporcionada desata la enfermedad.

paginasiete.bo

De cada 10 casos de diabetes, cuatro terminan con insuficiencia renal, informó el jefe médico del Instituto   Nacional de Medicina Nuclear (Inamed), Víctor Estrada.  Una de las causas fundamentales para adquirir esta enfermedad es una alimentación desordenada.

 "Aunque no se ha hecho un estudio sobre esta temática, según la atención a los pacientes se  ha identificado que cuatro de cada 10 personas que tienen diabetes terminan con una insuficiencia renal, eso debido a que la población no cumple con el tratamiento y la alimentación adecuada”, afirmó Estrada.

Aseguró que este mal es el principal factor para adquirir una afección renal. " Para tratar esa patología, lamentablemente la única vía es el trasplante renal, que aunque en el Estado es gratuito esa cirugía, es muy costosa para el Estado”, dijo.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, desde 2014 hasta marzo se realizaron 145 trasplantes con donantes vivos y nueve con donantes cadavéricos. El  Estado invirtió  18,7 millones de bolivianos.

Estrada sostuvo que por eso es importante que una vez que la persona sea diagnosticada con diabetes tipo dos "se apegue al tratamiento y  asuma a conciencia su dieta”.

Se trata de  una dolencia crónica grave que ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina.

Esta hormona regula el nivel de azúcar o glucosa en la sangre. Hay tres tipos de diabetes,  la de tipo uno es congénita, es decir que los bebés  nacen con la enfermedad. La de tipo dos es la que se adquiere por malos hábitos alimenticios y la tipo tres, la gestacional, que se manifiesta en embarazadas. El  90% de los afectados tiene la segunda.

De acuerdo con datos oficiales esta enfermedad afecta a 90.000 bolivianos y se espera que en cinco años se dupliquen.

Estrada explicó que hay varios factores de riesgo para adquirir el mal,  estrés, obesidad, sedentarismo y sobre todo malos hábitos alimenticios. "El peor error es consumir de forma desproporcionada los alimentos -es decir, no tomar desayuno o no almorzar y cenar de forma abundante- y demasiada gaseosa”,  remarcó.

Recomendó evitar el elevado consumo de carbohidratos, comer en el horario que corresponte y tomar yogur en vez de una abundante cena.

La información la dio Estrada a tiempo de   lanzar la campaña de detección de diabetes que se realiza en el Inamed, ubicado a lado del Hospital del Niño.   La actividad se hará hasta  fin de mes.

Sobre  la diabetes


  • Diagnóstico  Es una enfermedad  no transmisible que no tiene cura, pero sí se puede controlar. Se manifiesta con  micción frecuente, boca seca, pérdida de peso o  aumento de apetito, entre otros.
  • Enfermedad  De cada dos pacientes con diabetes, sólo uno sabe que tiene el mal.

13/6/17

Diabetes, un enemigo interior amenazante [13-6-17]


Diabetes, un enemigo interior amenazante

A sus seis años, Rosa es diabética y requiere la inyección periódica de insulina. Es una de las ocho millones de personas con este mal en México, donde las autoridades libran una guerra sin cuartel para evitar que esa cifra de afectados se duplique en los próximos 20 años.

La Secretaría (ministerio) de Salud intensificó la campaña de prevención, detección y atención oportuna de la diabetes, lo cual llevó a que en la última década se pudiera duplicar la cantidad de personas diagnosticadas. Empero, aún subsisten muchos enfermos que ignoran su situación y para cuando se enteren ya podrían presentar lesiones graves, advierten los expertos.

Rosa padece diabetes Tipo I, que es la insuficiencia de insulina, y narró a IPS que a los cinco años los médicos le diagnosticaron la enfermedad y que su madre lloró cuando se lo dijeron, pues ”no entendía de qué se trataba”. Ahora ”me han enseñado qué me hace daño y mi mamá está pendiente de mis alimentos; no como lo que todos los niños comen”, aclaró.

”Estoy enferma y mi mamá me está enseñando cómo cuidarme. En el colegio sólo como lo que ella me prepara (y) también me pongo insulina”, añadió Rosa.

Las autoridades de la cartera de Salud reconocieron que es dramático que al año se registren más de 45.000 muertes a causa de diabetes en el país.

Este padecimiento ocupa el tercer lugar como causas de fallecimientos en México, superado en primer lugar por males cardíacos y en segundo por accidentes.

La diabetes mellitus, su nombre científico, proviene de la escasa o mala calidad de la insulina, una hormona producida por el páncreas que tiene como misión fundamental transformar en energía los azúcares contenidos en los alimentos.

La deficiente producción o uso inapropiado de la insulina aumenta el nivel de glucosa en la sangre, lo cual genera daños acumulativos que afectan los vasos sanguíneos, situación que puede producir ceguera, enfermedades cardiovasculares o neurológicas y afecciones renales.

Existen dos clases de diabetes. El Tipo I aparece con cierta frecuencia en la infancia y antes de los 20 años y se origina porque el páncreas produce bajos niveles o nada de insulina, por lo que el paciente requiere la inyección de elevadas dosis de esa sustancia.

La diabetes Tipo II aparece en etapas adultas de los humanos, regularmente después de los 40 años y la población más expuesta es la que padece obesidad y lleva una vida sedentaria. En estos casos el cuerpo ya no responde correctamente a la insulina.

Elisa Andrade, de 26 años, relató que su papá y su hermano son diabéticos y, con base en la orientación que recibieron del estatal Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los ayuda a cuidar su alimentación, mientras ellos aprendieron a inyectarse insulina y a tomarse las muestras de sangre para medir los niveles de glucosa en la sangre.

El caso de Socorro Rivas, de 37 años es distinto. A al ser diagnosticada cayó en un estado depresivo que deterioró su salud hasta recibir ayuda profesional que le permitió asimilar su padecimiento. Sólo entonces comenzó a cuidar su dieta y a tomar los medicamentos que evitan el deterioro de su salud.

En los esfuerzos por frenar el avance de la diabetes se hace hincapié en la necesidad de cambiar los hábitos alimenticios de la población, que en las últimas dos décadas aumentó el consumo de alimentos saturados en grasas, harinas y carbohidratos, así como de bebidas gaseosas.

El director del IMSS, Santiago Levy, alertó sobre la prioridad de crear conciencia entre los 104 millones de mexicanos, ya que el consumo inmoderado de este tipo de alimentos, la obesidad y la predisposición por el factor hereditario aumentan el riesgo de padecer diabetes.

Levy precisó que la diabetes es la primera causa de muerte entre las personas de 55 y 64 años, además de que duplica el riesgo de sufrir hipertensión arterial y de que eleva a cuatro veces la posibilidad de sufrir un infarto al miocardio, así como problemas de circulación arterial.

Las autoridades sanitarias están conscientes del avance de la diabetes y para controlarla han desplegado una intensa campaña nacional encaminada a orientar a quienes ya la padecen, así como informar al resto de la población para reducir los riesgos de contraerla, explicó.

Una de las estrategias del IMSS ha sido la distribución de más de 43 millones de guías para el cuidado de la salud, a través de lo cual se lleva un registro en el tratamiento del paciente y se le orienta sobre cómo mejorar su estilo de vida mediante la vigilancia médica oportuna.

Cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indican que en México la incidencia de esta enfermedad crónica oscila entre ocho y el 12 por ciento de la población adulta, mientras que en el mundo, según la Federación Internacional de Diabetes, casi 150 millones de personas están afectadas.

La OPS añade que 90 por ciento de los casos de diabetes en América Latina corresponden al Tipo II, categoría que puede ser progresiva y el paciente requerirá de mayores suministros de insulina si no se atiende adecuadamente, aunque señala que con cuidados adecuados, una dieta equilibrada y ejercicio la persona afectada mejora su calidad de vida.

Otro esfuerzo para brindar una alternativa a los pacientes lo desarrollan aún científicos nacionales de la estatal Universidad Nacional Autónoma de México y del también estatal Hospital Infantil de México, quienes a fines de 2000 realizaron el primer trasplante de células de porcino neonatal en niños enfermos de diabetes.

El resultado fue que los afectados redujeron hasta en 65 por ciento su necesidad de insulina. Sin embargo y a pesar del exitoso procedimiento, aún continúan las evaluaciones para poder patentar el avance científico, que beneficiaría principalmente a niños con diabetes Tipo I.

Otro esfuerzo del gobierno de Vicente Fox por disminuir esta enfermedad es la campaña contra la obesidad y el sobrepeso, que son factores que predisponen a las personas a contraer la diabetes.

Uno de cada tres mexicanos mayores de 20 años tiene algún grado de sobrepeso, al igual que 35 por ciento de la población infantil, según datos del Ministerio de Salud. (FIN/2005)

 

9/6/17

Tener varias enfermedades crónicas podría conllevar una vida más corta [9-6-17]


Tener varias enfermedades crónicas podría conllevar una vida más corta

Un estudio encuentra que la combinación de diabetes, enfermedad cardiaca y ACV puede quitarle 15 años a la esperanza de vida
 Si bien tener un problema importante de salud (como diabetes, enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular [ACV]) puede aumentar el riesgo de una muerte precoz, una investigación reciente advierte que el riesgo de morir de forma prematura aumenta significativamente si se padece de más de una de esas afecciones.

Los investigadores determinaron que alguien que sufre una de esas afecciones se enfrenta al doble de riesgo de muerte prematura, en comparación con las personas que no tienen esos problemas "cardiometabólicos". Pero se encontró que los que luchan con dos afecciones a la vez tienen el cuádruple de riesgo. Y tener las tres aumenta el riesgo de muerte prematura ocho veces, halló el estudio.

"Algo sorprendidos" es la forma en que el autor principal del estudio, el Dr. Emanuele Di Angelantonio, profesor universitario de pruebas médicas de detección en el departamento de salud pública y atención primaria de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, describió la reacción de su equipo ante los resultados.

Di Angelantonio explicó que las tres afecciones en realidad comparten muchos factores de riesgo, como la hipertensión, el colesterol alto, la hiperglucemia y la obesidad. Y dado que "las investigaciones anteriores se han enfocado sobre todo en individuos con solo una afección cardiometabólica", la magnitud asociada con el riesgo combinado no necesariamente era evidente.

Este es el primer estudio que ha podido cuantificar con precisión hasta qué grado es peor sufrir más de una de esas enfermedades, apuntó.

Di Angelantonio y sus colaboradores reportaron sus hallazgos en la edición del 7 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

Los autores del estudio apuntaron que unos 10 millones de hombres y mujeres tienen alguna combinación de antecedentes de diabetes, enfermedad cardiaca y ACV en EE. UU. y Europa. Anotaron que estimados recientes sugieren que alrededor del 3 por ciento del público estadounidense tiene ese perfil de riesgo múltiple.

Para explorar cómo esa condición afecta a las tasas de mortalidad, los investigadores revisaron información sobre casi 1.2 millones de personas de ambos sexos de varios países distintos.

El equipo de investigación concluyó que los años de vida perdidos asociados con dos o tres de las enfermedades que eran su objetivo terminaban siendo incluso más que los años perdidos en esperanza de vida entre los fumadores de por vida y los pacientes de VIH.

Se ha encontrado que los fumadores y las personas con VIH pierden de 10 a 11 años de esperanza de vida, dijeron los autores del estudio. En comparación, tener dos afecciones de riesgo cardiometabólico a los 60 años se vinculó con un descenso de 12 años en la esperanza de vida, mientras que tener tres afecciones se asoció con una reducción de 15 años, apuntaron los investigadores. Y esas cifras podrían ser incluso más altas entre los pacientes cuyas enfermedades aparecen por primera vez antes de los 40 años de edad, añadieron.

Estos hallazgos son útiles sobre todo para los profesionales clínicos y los legisladores, anotó Di Angelantonio. Los resultados del estudio "enfatizan, por ejemplo, la importancia de las medidas para prevenir la enfermedad cardiovascular en personas que ya sufren de diabetes y, a la inversa, de evitar la diabetes en personas que ya sufren de enfermedad cardiovascular", señaló.

"Al mismo tiempo, no debemos perder de vista el afrontar esas graves afecciones [una por una] en la población general", añadió Di Angelantonio.

En un comentario sobre el estudio, el Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que "estudios anteriores han demostrado que mientras más afecciones comórbidas hay, mayor es el riesgo de mortalidad". Y en algunos casos "ese aumento en el riesgo es, más que aditivo, sinérgico", añadió.

"Sufrir de múltiples enfermedades de forma simultánea puede complicar el diagnóstico preciso, la evaluación y el tratamiento de formas que aumentan el riesgo de mortalidad", aseguró Fonarow.

"Mantener la salud y evitar las afecciones crónicas debe ser una meta de por vida. Ser físicamente activo, no fumar y mantener unos niveles saludables de peso corporal, presión arterial y colesterol puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes, enfermedad cardiovascular, ACV y cáncer", señaló Fonarow.

4/6/17

La dieta vegana alivia el dolor de la diabetes [4-6-17]

 
La dieta vegana alivia el dolor de la diabetes

reuters.com.-Janice Neumann

Un pequeño estudio sugiere que una dieta vegana reducida en grasas aliviaría el dolor físico asociado con la diabetes tipo 2.

"Este nuevo estudio proporciona una luz de esperanza en una enfermedad sin otros buenos tratamientos", dijo el autor principal, doctor Neal Barnard, presidente de la Comisión de Médicos por una Medicina Responsable, que es una organización no gubernamental que promueve la dieta vegana, la medicina preventiva y alternativas a la investigación con animales.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 desarrollará neuropatía periférica diabética, según publican los autores en Nutrition and Diabetes. Eso les produce dolor, ardor y entumecimiento de las extremidades.

"Un paciente se puede sentir muy mal y deprimirse porque no existen buenos tratamientos y el problema es cada vez peor", agregó Barnard, de la Facultad de Medicina de George Washington University, Washington D.C.

"Al dejar de lado los alimentos de origen animal y grasos, mejora la salud y el dolor disminuye hasta, quizás, desaparecer", dijo en un correo electrónico.

La diabetes tipo 2 es la forma más común de la enfermedad y a menudo está asociada con la obesidad. Las células del cuerpo se vuelven resistentes a la insulina o no producen suficiente cantidad de esa hormona. La insulina permite que las células reciban el azúcar en sangre para utilizar como combustible.

La enfermedad interferiría con la capacidad de los nervios de transmitirle al cerebro las señales de dolor, roce y temperatura. Los antiepilépticos y los antidepresivos ayudan a reducir el dolor en algunos pacientes, pero con efectos adversos desagradables.

El equipo reunió a 35 adultos con diabetes tipo 2 y neuropatía diabética. Al azar, 17 comenzaron una dieta vegana reducida en grasas y tomaron suplementos de vitamina B12 durante 20 semanas, con clases de apoyo semanales. Los 18 restantes tomaron suplementos de vitamina B12 sin modificar su alimentación.

La dieta vegana incluía verduras, frutas, granos y legumbres. La mayoría del grupo tratado con esta dieta evitó los productos de origen animal y la mitad siguió dietas reducidas en grasas durante el estudio.

A las 20 semanas, los participantes tratados con la dieta vegana adelgazaron unos 7 kilos y el grupo control, 0,5 kg.

Otros valores, como la presión, mejoraron con la dieta vegana al compararlos con los del grupo control. Además, sentían mucho menos dolor. Una evaluación de los nervios de los pies también sugirió que la dieta vegana habría retrasado o suspendido el deterioro de la función nerviosa.

También el equipo halló indicios de mejoría de la calidad de vida general del grupo tratado con la dieta vegana con respecto del grupo control, aunque la diferencia podría atribuirse al azar.

Para los autores, se necesitan estudios más grandes para demostrar que la dieta vegana alivia el dolor asociado con la diabetes tipo 2.
 

2/6/17

Un buen desayuno combate la diabetes [2-6-17]


Un buen desayuno combate la diabetes

Una investigación reciente demostró que el desayuno es clave para el tratamiento de esta enfermedad crónica

Las personas con diabetes que se saltan la primera comida del día podrían estar en aprietos más grandes de los que pensaban. Un estudio reciente sugiere que estas personas pueden sufrir niveles de azúcar más altos en la sangre conforme realizan sus siguientes comidas.

Los resultados, publicados en el portal de la Asociación Americana de la Diabetes, señalaron que luego de evaluar a 22 diabéticos se determinó que existieron aumentos de azúcar inusuales después de comer al mediodía o en la cena.

“En la diabetes tipo dos, los picos de glicemia [cantidad de glucosa contenida en la sangre] después de las comidas están fuertemente asociados con el rápido declive de las funciones de las células beta [que segregan insulina desde el páncreas] y con el aceleramiento del desarrollo de complicaciones cardiovasculares”, dijo la doctora Daniela Jakubowicz, autora del estudio, al portal especializado Medscape Medical News.

El trabajo evaluó a 12 hombres y 10 mujeres que tenían en conjunto un promedio de 57 años y algunos problemas de sobrepeso. Los participantes asistieron a la clínica, a un grupo se le indicó evitar el desayuno y hacer dos comidas diarias, al otro, llevar sus tres meriendas acostumbradas.

A pesar de que ambas agrupaciones sometidas a examen llevaron una dieta sana y similar durante sus tiempos de comida, tras el primer mes, los resultados arrojaron que los niveles de azúcar en la sangre de los participantes que no desayunaban fueron 40% más altos al acabar el almuerzo, y 25% más, tras la cena, en comparación al primer grupo que llevó a cabo sus tres tiempos de comida.

De esta forma, combatir los picos de glicemia debe ser el objetivo más importante en el tratamiento de la diabetes, agregó la doctora, quien esperaba encontrar dentro de los efectos de saltarse el desayuno daños a la salud menores. Pero, para su sorpresa, estos se agravan a largo plazo.

Diabetes en México

“Este estudio muestra que a largo plazo el desayuno influye en la regulación de la glucosa, que persiste a lo largo del día. Consumir el desayuno es una estrategia para bajar los niveles de hiperglucemia posprandial [que se refiere al nivel de azúcar después de comer] en la diabetes tipo 2”, citó la investigación.

En México, unas seis millones y medio de personas han sido diagnosticadas con diabetes y se estima que esta cifra siga en ascenso debido al alto número de adultos con sobrepeso y con obesidad.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2012 refirió que en el país hay por lo menos 6.5 millones de personas que dijeron haber sido diagnosticados con diabetes. Pero la cifra podría ser aún mayor, ya que acuerdo con la Federación Internacional de Diabetes la mitad de personas en el mundo que cuentan con la enfermedad no lo saben.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud informó que de cada 10 adultos, al menos uno es diabético. Y la diabetes tipo 2, que surge cuando el cuerpo ya no puede sobrellevar la cantidad azúcar, es la que está mayormente asociada con obesidad y problemas cardiovasculares.