21/5/17

Prevención: una herramienta útil para tratar la diabetes [21-5-17]


Prevención: una herramienta útil para tratar la diabetes

Ante la emergencia de una enfermedad, a determinada altura de la vida o al inicio de ella, la información sobre la misma, es uno de los aliados más poderosos con los que una persona puede contar respecto de su salud. Es así que el manejo adecuado de la información permite bajar el nivel de ansiedad y angustia que pueden generar las falsas apreciaciones respecto de enfermedades como la diabetes.

Los datos duros de aproximaciones estadísticas hablan de cifras importantes en torno de la diabetes, de ahí el inapreciable valor de la información para la prevención educativa. María Estela Charparín, médica diabetóloga, a cargo del Programa Provincial de Diabetes, afirmó desde su especialidad un dato contundente: “Si nosotros estimamos la población de Mendoza en aproximadamente 1 millón y medio de personas, son alrededor de 100.000 las que padecerían diabetes. Lo alarmante es que el 50% de la gente desconoce que puede tenerla porque no presenta síntomas, de ahí lo vital de la educación preventiva”.

Información respecto de la diabetes, prevención a través de hábitos de vida y un adecuado control periódico se transforman en la clave para seguir teniendo una buena calidad de vida.

¿Qué tengo, doctor?

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica (no curable hasta la actualidad) que se caracteriza por el aumento de la glucosa en la sangre (hiperglucemia), como consecuencia de la disminución de insulina, o por una actividad deficiente de la misma; por la cual la glucosa no puede ingresar adecuadamente a los tejidos. Puede aparecer en ambos sexos, a cualquier edad y en cualquier raza.

El proceso en el organismo. Cuando una persona ingiere hidratos de carbono (tipo de alimentos contenidos en el pan, el azúcar, los cereales, las frutas y las legumbres) se le produce un aumento del azúcar en la sangre. Al aumentar el azúcar (glucosa) en la sangre, el organismo envía una señal al páncreas para que éste secrete insulina; que permite el ingreso del azúcar (glucosa) desde la sangre hasta las células del organismo. De esta manera las células pueden utilizar la glucosa como combustible para vivir y desarrollarse.

Cuando este proceso se realiza con normalidad, el organisnmo cuenta con toda la energía o combustible necesario para cumplir con sus funciones. En el caso de la diabetes, dicho proceso está alterado y el azúcar no ingresa a las células, sino que permanece en la sangre produciendo hiperglucemia, ya sea por falta de insulina y/o menor acción de la misma.

Sus síntomas
Según Charparín, existen determinadas señales de alerta, que a veces pueden apreciarse: “la poliurea (en donde la persona orina muy seguido; puede llegar a levantarse 3 o 4 veces en la noche). Por otro lado, la orina presenta una espuma persistente que no desaparece de forma inmediata.

“Otros factores son el aumento de la sed o hambre en exceso; sensación de cansancio; heridas que sanan lentamente; infecciones frecuentes; alteraciones de la visión; comezón en la piel, problemas sexuales; sensación de hormigueo en las piernas o manos y cambios de carácter.

“Si el paciente no tiene ningún tipo de síntomas, puede llegar a descubrir que tiene diabetes cuando, por ejemplo, renueva su carnet de conducir, ya que el análisis de retina desnuda el azúcar en sangre aumentada en ayunas, por lo que el profesional hace otra serie de exámenes más, y ratifica o no el diagnóstico.”

Diferentes tipos

Existen dos tipos de diabetes que resulta interesante conocer:

Tipo 1. Antes llamada insulino-dependiente o infanto juvenil. Es un trastorno que ocurre cuando el cuerpo no produce insulina. Generalmente, se produce en la niñez o adolescencia. Por esta razón, las personas con diabetes tipo 1 deben recibir inyecciones de insulina para vivir; denominada por ellos “diabetes Insulinodependiente”.Acá la herencia no juega un papel tan importante como en la de tipo 2.

Tipo 2. Antes llamada no insulino dependiente o de adulto. En este tipo, o bien el organismo no produce suficiente insulina o bien no tiene la capacidad de usarla adecuadamente. “En este caso se trata de pacientes que instamos, primero, a que se traten, con ejercicio y un plan alimentario. Si luego, se vuelve a controlar a los pacientes, y no han podido normalizar su situación, agregamos comprimidos, de acuerdo a la evolución.

A ésta se la llama “Diabetes no insulinodependiente”, porque las personas que la padecen no requieren, en principio, de insulina para su control. Se presenta, principalmente, en personas con ciertas características o factores de riesgo predominantes en la diabetes (por ejemplo obesidad , etc).

Además, de estos dos tipos universales de diabetes existe la “Diabetes Gestacional”, que, en algunos casos, aparece durante el embarazo. Normalmente se presenta entre las 24 y 28 semanas de embarazo, y en la gran mayoría de los casos, desaparece después del parto.

Los números hablan
“El 90% de las personas que la padecen presenta una diabetes tipo 2, que es la que va asociada con algún factor de riesgo, sobre todo la obesidad o la hipertensión arterial. Este tipo de diabetes se diagnostica por lo general después de los 40 años, y está relacionada con la herencia”, comentó la diabetóloga.

Y continuó: “El 50% de las personas desconoce su enfermedad, el 30% de los que la conocen no se tratan; mientras que el 66% de los que la tienen, efectúa pobre control. Por otro lado, entre el 60% y 70% de las personas, ya presenta alguna complicación crónica al momento del diagnóstico; es por eso que resulta tan importante la prevención y el chequeo anual”.

A la hora de hablar de herencia, si bien ésta puede existir en el paciente y desencadenar la enfermedad, si a éste aspecto se le asocian factores de riesgo, la enfermedad se potencia y florece.

Es por eso que, además de la revisación anual, el paciente no tiene que olvidar que a medida que se avanza en edad, el chequeo debe ser semestral, y debe incluir un análisis de glucemia, además de las grasas en sangre, colesterol o triglicéridos y el fondo de ojo, que también le va a llevar a un buen diagnóstico. Esto tiene que ver con educar a la persona que ya tiene diabetes, respecto a ella misma y a sus familiares en cuanto a hábitos de vida se refiere” explicó la médica.

Causas que la generan

En la mayoría de los casos la predisposición diabética es heredada. El factor hereditario es más pronunciado en el diabético tipo 2, que en el tipo 1.

Existen también algunas posibles causas desencadenantes. A partir de la predisposición genética algunas de ellas pueden ser disparadoras de la diabetes: sobrepeso u obesidad; embarazo; infecciones virales; medicamentos; accidentes; enfermedades graves, cirugías y estrés emocional.

La alimentación: un pilar sagrado

Más allá de lo que pueda pensarse, el plan alimentario de un paciente con diabetes puede ser extendido al resto de la familia, con ciertas precauciones.

“Obviamente, será el especialista en Nutrición el que determinará el tipo de plan alimentario que desarrollará para la persona, según el caso”, dijo Charparín.

En este plan existen alimentos que son de consumo libre (vegetales tipo A; como la acelga, el tomate, la berenjena, lechuga, entre otros). Otros son de consumo moderado; como los vegetales B (zapallo, zanahoria, remolacha y chaucha); los de tipo C (como la batata, el choclo y la papa) y las proteínas (tales como carne sin grasa, pollo sin piel, hígado, queso, huevo y pescado). Mientras que dentro de los alimentos de cuidado están los helados, golosinas, jugos, gaseosas comunes, azúcar y miel.

La importancia del ejercicio
Si se hace actividad física se podrá controlar el peso y el nivel de azúcar en sangre. “La actividad física ayuda a reducir la presión arterial y a fortalecer el corazón. El principal valor del ejercicio en la persona con diabetes radica en su potencial ventaja de reducir algunos factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad cardiovascular.

“El ejercicio regular a largo plazo mejora la sensibilidad a la insulina y el control glucémico. La frecuencia , intensidad y duración dependerá de lo señalado por el profesional pertinente”, señaló Charparín.

20/5/17

El tratamiento muy estricto de la diabetes no mejora la memoria [20-5-17]


El tratamiento muy estricto de la diabetes no mejora la memoria

La reducción estricta del azúcar en sangre en diabéticos mayores puede preservar el volumen cerebral, pero no logra desacelerar la pérdida de memoria, informaron investigadores estadounidenses.

Los hallazgos son los últimos de un estudio que muestra que tratar agresivamente a pacientes con diabetes muy prolongada para lograr niveles de azúcar en sangre casi normales no ofrece demasiado beneficio adicional.

El ensayo amplio sobre diabéticos tipo 2 apodado ACCORD fue detenido a comienzos del 2008 porque se registraron más muertes entre aquellos pacientes que recibían tratamiento intensivo que entre los que eran atendidos con terapia estándar.

Los últimos resultados observaron específicamente los efectos del control agresivo de la diabetes sobre la memoria en un subgrupo de 3.000 diabéticos tipo 2 de entre 55 y 80 años que tenían riesgo elevado de enfermedad cardíaca y presentaban niveles de glucosa altos.

Las personas mayores de 70 años que tienen diabetes tipo 2 son dos veces más propensas que otras de su edad a desarrollar problemas de memoria, y los médicos pensaban que reducir su azúcar en sangre al rango normal desaceleraría ese proceso.

"Sabemos que las personas con diabetes tipo 2 tienen un riesgo mucho mayor de demencia y pérdida de memoria que las personas son diabetes", dijo el doctor Jeff Williamson, del Centro Médico Bautista de Wake Forest, en Carolina del Norte, que trabajó en el estudio publicado en Lancet Neurology.

"Lo que no sabíamos era que si al controlar intensivamente los niveles de azúcar en sangre en las personas con antecedentes de problemas para su manejo podía hacer que el mayor costo y esfuerzo generen una menor tasa de pérdida de memoria", explicó el autor.

Los participantes del estudio fueron asignados para recibir tratamiento para disminuir su hemoglobina A1c superior al 7,5 por ciento a entre el 7 y el 7,9 por ciento -el estándar terapéutico actual- o para que un tratamiento agresivo los ayude a llegar a la meta casi normal de A1c del 6 por ciento.

Después de 40 meses de seguimiento, las personas en el grupo de tratamiento intensivo tenían significativamente más volumen cerebral que aquellos que se habían sometido a la terapia estándar, pero el estudio no logró mostrar ningún beneficio en la conservación de la memoria.

Williamson dijo que no está claro si el aumento del volumen cerebral tendrá beneficios más adelante, pero dado que el tratamiento intensivo implica riesgos de problemas cardíacos y muerte, no se recomienda esa estrategia terapéutica.

El experto manifestó que los pacientes con diabetes de larga data deberían focalizarse en la dieta y el ejercicio y apuntar a los objetivos de azúcar en sangre actuales en lugar de gastar dinero y esfuerzos por mantener su azúcar en sangre en niveles cercanos a los normales.

Además, agregó que quienes presentan riesgo de desarrollar diabetes deberían tomar medidas ahora para prevenirla.

La mayoría de los 366 millones personas con diabetes presenta el tipo 2 de la enfermedad, que está relacionado con la mala alimentación, la obesidad y la falta de ejercicio.

Los diabéticos presentan un mal control del azúcar en sangre, lo que puede generar complicaciones graves como enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, dañar los riñones o los nervios y provocar ceguera.

16/5/17

Vivir con diabetes sí es posible [16-5-17]


Vivir con diabetes sí es posible

Esta enfermedad crónica crece en el mundo rápidamente. Expertos señalan que tener buenos hábitos de vida y realizar actividad física constante puede prevenir la de tipo 2.

“A veces pienso que vivir con diabetes es como una condena, como un castigo que me priva de disfrutar de toda la comida que me gusta, pero, al mismo tiempo, he aprendido a convivir con esta enfermedad. Sin duda, me ha enseñado a mejorar los hábitos de vida”, dice Alexis Roldán Castro, quien hace 9 años fue diagnosticado.

Este barranquillero de 37 años de edad, habitante del barrio Las Palmas, cuenta que cuando se enteró que sus niveles de azúcar en la sangre –diabetes tipo 2– eran altos, tuvo la sensación más amarga de su vida.

“Me sentí muy triste, me puse a pensar en todas las repercusiones que esta enfermedad me traería”, afirma.

En ese momento, Alexis Roldán pasó a ser parte del 7,2% de colombianos que padecen diabetes, según cifras del Observatorio de Diabetes en Colombia, ODC.

Walberto Buelvas, diabetólogo monteriano, cuenta que es probable que este caso haya sido valorado a través de la Regla de las Mitades.

“En el mundo médico de la diabetes esta regla dice que existe una mitad de la población que desconoce de la enfermedad y que además la padece, es decir en Colombia se estima que hay 2.300.000 diabéticos, pero también hay una mitad que no sabe que lo es”, explica Buelvas.

Panorama actual. En Colombia, las cifras sobre diabetes –esta se divide en tipo 1 y 2– son casi nulas debido a que hay pocas entidades interesadas en realizar estudios para determinarlas.

A nivel mundial, el Atlas de la Diabetes, en un estudio de 2014, confirmó que 382 millones de personas sufren de diabetes y concluyó que esta cifra va en ascenso. A 2035 su crecimiento será del 55%.

La Federación Internacional de la Diabetes, FID, aseguró, en un estudio de 2013, que la residencia urbana está asociada 5 veces con más riesgo de diabetes que en zonas rurales. “El 64% de las personas con diabetes en el mundo viven en las ciudades. Esto significa que vivir en la urbe aumenta en un 70% el riesgo de padecer esta enfermedad”, dice el estudio.

CRECIMIENTO EN COLOMBIA. Teresa Tono, directora del Observatorio de Diabetes de Colombia, dice que el crecimiento vertiginoso de la enfermedad se debe a diversos factores.

“Los cambios en la alimentación y la reducción en las actividades físicas son las principales causas que conllevan a una diabetes tipo 2, la cual se adquiere con el tiempo y es completamente prevenible”, comenta Tono.

Buelvas agrega que años atrás una diabetes tipo 2 se podía desarrollar al llegar a la vejez, pero actualmente los diabéticos de este tipo son cada vez más jóvenes. “Eso se debe a que los niños aprenden a comer mal, pasan más tiempo frente al computador y no descansan lo suficiente”, señala y agrega que podría decirse que, en estos momentos, del total de diabéticos son más los de tipo 2 que los de tipo 1. “Estos nacen y, muy tempranamente en su vida, van asumiendo las dificultes de la enfermedad”, precisa.

Costos de la diabetes.
En Colombia los pacientes y las entidades prestadoras del servicio de salud están en una “encrucijada”, afirma Tono. Expresa que hay unos elementos “muy difíciles de manejar”, contra los que estas instituciones tienen que luchar.

Uno de ellos es que la diabetes es una enfermedad crónica, es decir el diabético no se cura. Cuando está bien entra en remisión, pero la única manera de que los pacientes mejoren es que, además de recibir un tratamiento médico, “cambien sus hábitos de vida, lo que es difícil”.

El Observatorio de Diabetes de Colombia realizó un estudio sobre los recursos del sector salud y los costos anuales asociados al tratamiento de la diabetes tipo 2 en este país y concluyó que los gastos en tamizaje, diagnóstico, atención médica e insulinoterapia alcanzan los 7.327.000.

Igualmente, los costos indirectos en la pérdida de productividad por año por paciente es de 1.051.000 y la discapacidad permanente en pacientes es de 5.539.000.

Un sueño posible. Para Tono, las entidades de salud colombianas tienen una “convicción profunda” del manejo de los pacientes con diabetes; sin embargo, insiste en que es fundamental que estos se mantengan con buena actitud, siendo disciplinados en los tratamientos para  no cansarse y abandonarlos.

El paciente debe ser consciente de que la enfermedad es devastadora, pero si logra hacer a tiempo cambios en su alimentación e inicia rutinas de actividad física constantes puede equilibrar y controlar los niveles altos de azúcar y llevar una salud estable, lejos de las serias repercusiones que trae consigo la diabetes, agrega.

Por eso, Alexis Roldán afirma que el acompañamiento de su familia ha sido fundamental. “Mi esposa y mis hijos tratan de consumir los mismos alimentos que yo, para que no caiga en la tentación. Su respeto hacia mi diabetes es mi mejor insulina”.

Síntomas y factores


• Sed anormal y sequedad de boca.
• Micción frecuente
• Cansancio extremo y falta de energía.
• Apetito constante.
• Pérdida de peso repentina.
• Lentitud en la curación de heridas.
• Infecciones recurrentes
•  Visión borrosa.

Aunque las razones para desarrollar diabetes tipo 2 aún no se conocen, hay varios factores de riesgo importantes. Estos son:

• Obesidad.
• Mala alimentación.
• Falta de actividad física
• Edad avanzada.
• Antecedentes familiares de diabetes.
• Origen étnico.
• Nutrición inadecuada durante el embarazo, que afecta al niño en desarrollo.

12/5/17

La mejor forma de prevención de la diabetes es una forma de vida saludable [12-5-17]


La mejor forma de prevención de la diabetes es una forma de vida saludable

¿Cuál es la relación existente entre diabetes e Insuficiencia Cardiaca (IC)?
Existe una relación causal entre IC y diabetes. La diabetes predispone a la IC. El paciente con IC y diabético tiene peor pronóstico que el que sólo tiene diabetes

¿Cuál es la incidencia real en España de ambas patologías?
Según diversos estudios, aproximadamente el 10 % de la población española tiene diabetes. El porcentaje es algo mayor en hombres que en mujeres. En cambio, la IC varía mucho según la edad. Aproximadamente, se calcula que en total un 2% de la población española tiene IC, porcentaje que alcanza el 10% en el caso de los mayores de 70 años.

¿Existen medidas preventivas realmente eficaces para la diabetes?
La mejor forma de prevención de la diabetes es tener una forma de vida cardiosaludable. Especialmente importante es el ejercicio físico. Respecto a medicamentos, existen algunos de relevancia. En el caso de los antihipertensivos, mientras que algunos contribuyen al desarrollo de la diabetes, existen otros como los ARA II o los IECA que previenen la diabetes en hipertensos.

¿Qué ventajas aporta Atacand en el tratamiento y prevención de la diabetes?
Respecto al tratamiento, al paciente ya diabético Atacand le proporciona protección cardiaca y renal. Pero lo más importante es la capacidad de prevención de la diabetes en los pacientes con IC, que es lo que se analiza en el artículo de Circulation.

Además de pacientes con insuficiencia cardiaca, ¿qué posibilidades de tratamiento se abren con los resultados del estudio en otras poblaciones de pacientes, tales como aquellos con hipertensión, infarto de miocardio previo?
Las ventajas en IC son también extensibles a la hipertensión y al infarto. En el caso de la hipertensión, prevenir la diabetes resulta esencial para mejorar el pronóstico de los pacientes con esta patología. Respecto al infarto, además de los beneficios cardiacos de la terapia con candesartán, contribuye a la reducción del riesgo de diabetes.

Teniendo en cuanta que la incidencia conjunta de la diabetes y la insuficiencia cardiaca aumenta, ¿qué suponen los resultados de estudios como el que nos ocupa en la prevención y tratamiento de ambas enfermedades?
Tanto la diabetes como la IC aumentan por causas como la mayor longevidad y que enfermedades como la hipertensión, que ya no matan, cada vez se hacen más crónicas. El aumento de la IC, se debe a causas como la mayor longevidad, la hipertensión y la cardiopatía isquémica. Además, el hecho de que ya no causen mortalidad y cada vez la gente vive más, se traduce en un mayor riesgo de que derive en diabetes. Las causas de que haya cada vez más diabetes son, además del aumento de longevidad, el sedentarismo y la obesidad.

El caso es que tanto Insuficiencia Cardiaca como diabetes aumentan y, por ello cualquier medicamento que demuestre luchar contra ellas, como es este caso, será bienvenido.

¿Qué otras aplicaciones prácticas se derivan del estudio CHARM?
Hasta el momento, CHARM ha demostrados muchas ventajas del uso de Atacand que se resumen de la siguiente manera:

-Mejoría de la morbimortalidad (objetivo principal). Que es lo que ha motivado la aprobación de Atacand para el tratamiento de la IC por sí sólo.
-Mejoría de la clase funcional. Mejoría del pronóstico de vida.
-Mejoría de la situación subjetiva del paciente.
-Prevención de diabetes
-Capacidad de prevenir la fibrilación auricular (aún por publicar pero sí demostrado).

6/5/17

Suprimir el gluten sin supervisión médica aumentaría la probabilidad de diabetes tipo 2

Suprimir el gluten sin supervisión médica aumentaría la probabilidad de diabetes tipo 2

La alerta la han lanzado expertos de la Universidad Abierta de Cataluña.

correofarmaceutico.com


Expertos de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC, por sus siglas en catalán) han alertado de que suprimir el gluten sin supervisión médica puede aumentar la probabilidad de diabetes de tipo 2 o de sufrir algún desequilibrio nutricional.

"No hay ninguna evidencia que demuestre que el gluten es perjudicial para la salud, en términos generales o a largo plazo. Es necesario un diagnóstico médico que justifique su exclusión", ha comentado la profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Pilar García Lorda.

Precisamente, un estudio realizado por investigadores de Harvard, y publicado por la Asociación Americana del Corazón, ha puesto de manifiesto que las personas que, sin ser celiacas, dejan de ingerir gluten, tienen un 13 por ciento más de probabilidades de tener diabetes de tipo 2 que las que consumen productos con gluten de forma generalizada.


Observación

"El estudio apunta que los individuos en observación que hacían una dieta libre de gluten consumían menos productos ricos en fibra procedentes de los cereales y que este es un factor que contribuye a la prevención de la diabetes de tipo 2", ha matizado la profesora los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Alicia Aguilar.

Por tanto, prosigue la profesora del máster de Nutrición y Salud de la UOC, Anna Bach, la dieta debe ser equilibrada. "A menudo, cuando se restringe el consumo de gluten, también se eliminan lácteos y otros grupos de alimentos. Si esto no se compensa, puede desembocar en dietas con un exceso de proteínas o hidratos de carbono simples", ha aseverado Bach.


Productos ultaprocesados

De hecho, tal y como ha recordado la profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Laura Esquius, en general, el gluten que se consume llega por vía de productos ultraprocesados y poco recomendables, en vez de cereales enteros, como el arroz o el pan integral, por lo que mucha gente pierde peso porque deja de consumir alimentos ultraprocesados.

Por lo tanto, las expertas han insistido en que si no existe ninguna reacción adversa relacionada con el consumo de alimentos que contienen gluten, los médicos deben recomendar seguir las indicaciones asociadas con la pirámide de alimentación saludable y la dieta mediterránea, que indican que hay que consumir cereales (arroz, pan, pasta...) a diario y mejor si son integrales.

4/5/17

Un análisis sugiere que tener la cintura grande eleva el riesgo de diabetes [4-5-17]

.
Un análisis sugiere que tener la cintura grande eleva el riesgo de diabetes

Las altas tasas de diabetes tipo 2 en EE. UU. en comparación con Reino Unido podría deberse a mayores niveles de grasa en la cintura

Tener una cintura de mayor tamaño, en lugar de factores tradicionales como la obesidad, es la razón principal de por qué Estados Unidos tiene un mayor índice de diabetes que Inglaterra, señalan los investigadores.

Los nuevos hallazgos aportan más evidencia de que el exceso de grasa en la parte central del cuerpo es un riesgo para la salud y sugieren que los estudios de la diabetes tipo 2 deberían centrarse en el tamaño de la cintura junto con los factores de riesgo tradicionales, señalaron investigadores estadounidenses y británicos.

La diabetes se presenta en aproximadamente el 16 por ciento de los hombres estadounidenses, el 14 por ciento de las mujeres estadounidenses, y en el 11 por ciento y 7 por ciento de los hombres y mujeres de Inglaterra, respectivamente, apuntaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de RAND Corp., una organización de investigación sin fines de lucro.

Cuando los investigadores analizaron los estudios sobre la salud y los estilos de vida de las personas de Estados Unidos e Inglaterra, no encontraron ninguna relación entre las mayores tasas de diabetes de Estados Unidos y los factores de riesgo convencionales, tales como edad, tabaquismo, nivel socioeconómico o índice de masa corporal (la relación de la estatura en función del peso que se utiliza para medir el sobrepeso y la obesidad).

Pero sí encontraron que las cinturas de los hombres estadounidenses eran en promedio 3 centímetros (1.5 pulgadas) más grandes que las de los hombres de Inglaterra. Y que las cinturas de las mujeres estadounidenses eran en promedio 5 centímetros (2 pulgadas) más grandes que las de las mujeres de Inglaterra.

Además, las mujeres estadounidenses eran mucho más propensas que las mujeres de Inglaterra a afrontar un mayor riesgo de diabetes debido al tamaño de su cintura (69 frente a 56 por ciento), mientras que los hombres estadounidenses sólo tenían un riesgo de diabetes ligeramente más alto relacionado con el tamaño de su cintura que los hombres de Inglaterra, apuntaron los autores del estudio.

"Los estadounidenses tienen más grasa alrededor de la cintura que los ingleses, y ese fue el único factor que explicó en su mayoría las tasas superiores de diabetes observadas en Estados Unidos, especialmente entre las mujeres estadounidenses. El tamaño de la cintura es el factor de riesgo faltante que debe ser estudiado", señaló en el comunicado de prensa el coautor del estudio James P. Smith, presidente corporativo de economía en RAND Corp.

Los hallazgos del estudio aparece en la edición en línea del 7 de octubre de la Journal of Epidemiology and Community Health.
/

3/5/17

La menopausia no aumenta el riesgo de diabetes, halla un estudio [3-5-17]

La menopausia no aumenta el riesgo de diabetes, halla un estudio

Investigadores señalan que el ejercicio y el control del peso pueden reducir aún más las probabilidades de las mujeres mayores

La menopausia no aumenta las probabilidades de las mujeres de desarrollar diabetes, según un estudio reciente.

Investigadores del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan hallaron que esto era así tanto para las mujeres que pasaron por la menopausia de forma natural como para aquellas a quienes se extirparon los ovarios.

"En nuestro estudio, la menopausia no tuvo un efecto adicional sobre el riesgo de diabetes", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Michigan la autora líder del estudio, la Dra. Catherine Kim, profesora asociada de medicina interna, obstetricia y ginecología del Sistema de Salud de la universidad. "La menopausia es uno de muchos pequeños pasos en el envejecimiento y no significa que la salud de una mujer será peor tras pasar por esta transición".

Para llevar a cabo el estudio, que aparece en la edición de agosto de la revista Menopause, los investigadores examinaron a 1,200 mujeres de 40 a 65 años de edad que tenían lo que se conoce como intolerancia a la glucosa, una etapa previa a la diabetes caracterizada por niveles elevados de glucemia.

El estudio halló que por cada cien mujeres observadas, 11.8 mujeres premenopáusicas desarrollaban diabetes, frente a 10.5 entre las mujeres con menopausia natural y 12.9 casos entre las mujeres que se habían extirpado los ovarios.

Pero las mujeres cuyos ovarios habían sido extirpados y que perdieron siete por ciento de su peso corporal y hacían al menos 150 minutos de ejercicio por semana en realidad observaron un declive en su riesgo de diabetes. Los investigadores encontraron que por cada cien de estas mujeres seguidas, apenas 1.1 desarrollaron diabetes.

Los resultados en este grupo, señalaron los autores, fueron sorprendentes considerando que casi todas las mujeres cuyos ovarios habían sido extirpados recibían terapia de reemplazo hormonal, un tratamiento que podría ponerlas en riesgo de una variedad de problemas de salud. Añadieron que se necesita investigación adicional sobre el rol de la terapia hormonal y el riesgo de diabetes.

"Los médicos pueden decirles a las mujeres que los cambios en el estilo de vida pueden ser muy eficaces, y que la menopausia no significa que tienen un mayor riesgo de diabetes", concluyó Kim.

28/4/17

DIETA ÁCIDA Y DIABETES [28-4-17]


DIETA ÁCIDA Y DIABETES

Se estudió a 66.000 mujeres a lo largo de 14 años. Durante ese periodo se diagnosticaron en el grupo 1372 casos de diabetes. Cuando analizaron todas las circunstancias que concurrían en las mujeres que desarrollaron diabetes, en comparación con las que no, se encontraron un resultado que va a tener una gran repercusión futura para la prevención de la diabetes.

Los investigadores demostraron que una dieta en la que predominen los alimentos y bebidas acidificantes (carne, pescado, huevos, lácteos, alcohol, dulces y bebidas azucaradas) sobre los alimentos y bebidas alcalinizantes (frutas, verduras, legumbres, frutos secos y zumos de frutas, sobre todo cítricos) favorece la aparición de diabetes tipo 2 (la más frecuente). Estos resultados se unían a los presentados por otro estudio en el que se demostraba que una dieta acidificante aumentaba el riesgo de problemas cardiometabólicos como el síndrome metabólico.

Vamos a aclarar que es esto de acidificante y alcalinizante. Hay sustancias ácidas, por ejemplo el vinagre; y sustancias alcalinas, como el bicarbonato. Para que el organismo funcione bien y tengamos salud es necesario que el líquido que rodea todas nuestras células esté ligeramente alcalino, es decir poco ácido. Los sistemas de nuestras células trabajan mejor en esas condiciones ligeramente alcalinas. El problema es que nuestras células, como consecuencia de su actividad, están lanzando fuera, al líquido que las baña, sustancias ácidas. Para que estos ácidos no se acumulen, el organismo se encarga de eliminar este exceso por el riñón (la orina es ligeramente ácida) y por los pulmones (se elimina el anhídrido carbónico que producen nuestras células; es el mismo gas que proporciona acidez a las bebidas carbónicas).

Este delicado balance se tiene que mantener a toda costa. Y uno de los factores que puede desplazar este equilibrio y ocasionarnos problemas es la alimentación. Una dieta rica en alimentos generadores de ácidos que no esté compensada por los alimentos vegetales alcalinos puede ocasionar un estado de acidosis crónica que nos cause diabetes y otros problemas cardiometabólicos. Cuando mantenemos esa situación nuestras células están viviendo permanentemente en un medio demasiado ácido y al final acaban enfermando, ya que sus sistemas bioquímicos y fisiológicos dejan de funcionar adecuadamente.

No se trata de dejar de consumir alimentos de origen animal, solo es importante consumir suficientes frutas, verduras, hortalizas y legumbres para contrarrestar su efecto acido. Sorprendentemente una de las maneras más sencillas y eficaces de alcalinizar nuestro organismo es con zumo de limón diluido. El limón tiene un sabor ácido y esta acidez solo se ejerce dentro del aparato digestivo, ya que cuando se absorben sus componentes solo pasa a la sangre una serie de compuestos, como los citratos, que dentro del organismo actúan neutralizando radicales ácidos y produciendo alcalinización. Ya tenemos un nuevo motivo para tomarnos un vasito de zumo de limón diluido por las mañanas (mejor en ayunas) y otro por las tardes o antes de irse a dormir.