18/1/17

¿Cuándo existe riesgo de tener diabetes?

¿Cuándo existe riesgo de tener diabetes?

dmedicina.com

Hipertensión, de edad avanzada, con antecedentes familiares de primer grado de diabetes y/o de diabetes gestacional o con diagnóstico previo de ovarios poliquísticos. Si cumple alguno de estos factores y además tiene obesidad y es una persona sedentaria tiene más riesgo de tener diabetes. “El perfil medio de un paciente que puede tener diabetes es el de una persona de edad media, con síndrome metabólico (obesidad abdominal, hipertensión, dislipemia aterogénica) y sedentarismo”, afirma Javier Escalada San Martín, especialista en Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra.

La mayoría de los factores de riesgo no se pueden modificar. Sin embargo, Escalada señala que combatir la obesidad es la clave para evitar la diabetes. “Los estudios de intervención de prevención de diabetes (en personas con prediabetes) han demostrado que los cambios en el estilo de vidas (dieta, ejercicio) son más eficaces que la toma de fármacos (metformina)”, aclara. “Por otra parte, el seguimiento de pacientes intervenidos de cirugía bariátrica refuerza estos datos. Así pues, evitar el sedentarismo y seguir un plan de alimentación saludable es clave”.


Pruebas para establecer el diagnóstico

A partir de los 45 años y en aquellos menores de edad que aúnen algunos de los factores de riesgo los especialistas empiezan a descartar la presencia de diabetes mediante el despistaje de diabetes, que no es otra cosa que una serie de cribados que ayudarán al experto a establecer el diagnóstico.

Para determinar si es necesario hacer ese despistaje, además de valorar si una persona cumple los factores de riesgo ya citados, el experto puede basarse en el test Findrisc, que consiste en analizar ocho variables clínicas: edad, IMC, circunferencia abdominal, actividad física que realiza, ingesta de fibra, presencia de hipertensión, hiperglucemia y los antecedentes familiares. Escalada especifica que estos criterios puntúan de manera diferente. Si la puntuación es mayor de 14, conviene hacer despistaje de diabetes. Si no, recomienda repetir el test en 3-5 años.

En caso de que las pruebas señalan que hay que hacer el despistaje, el experto aconseja hacer la glucemia en ayunas y hemoglobina glicosilada (HbA1c).

“La recomendación más importante es evitar el sobrepeso y la obesidad, junto con mantener una vida activa. Se ha extendido el consejo de dar 10.000 pasos diarios y conseguir este objetivo sería muy deseable a nivel general. La recuperación de la dieta mediterránea y una ingesta más alta de fibra también ayudarían a mantener a raya la epidemia de diabetes. En esta recomendación, se incluye la reducción de la ingesta de alcohol (fuente de ingreso de calorías vacías) y el abandono del tabaco”, advierte Escalada, quien indica que es aconsejable acudir a la consulta médica para identificar lo más precozmente posible situaciones de prediabetes, que pueden ser revertidas a la normalidad.

“Aunque recientemente se ha puesto en duda la utilidad de esta detección temprana, otros análisis demuestran que la modificación del estilo de vida sigue siendo beneficioso hasta 10 años después de su puesta en marcha”, concluye.

17/1/17

La diabetes afecta a la curación de una fractura ósea

La diabetes afecta a la curación de una fractura ósea

canaldiabetes.com

La fractura ósea en ratones con diabetes sanan mejor en presencia de una proteína que estimula la actividad de las células madre esqueléticas, según revela un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos, y publicado esta semana en ‘Science Translational Medicine’.

La proteína contrarresta una disminución en la actividad de las células madre que los investigadores observaron tanto en modelos de ratón de diabetes como en muestras de hueso de pacientes con diabetes que habían sido sometidos a reemplazos articulares. Los autores esperan que el descubrimiento lleve a maneras de ayudar a las personas con diabetes a que curen más eficientemente la fractura ósea.

“Hemos descubierto la razón por la cual algunos pacientes con diabetes no se curan bien de la fractura ósea y hemos encontrado una solución que puede aplicarse localmente durante la cirugía para reparar la ruptura”, afirma el director del Instituto de Stanford de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa, Michael Longaker. “La diabetes está desenfrenada en todo el mundo y cualquier mejora en la capacidad de las personas afectadas para curar las fracturas podría tener un efecto enormemente positivo en su calidad de vida”, añade.

Longaker, profesor de cirugía plástica y reconstructiva, y los coautores Charles Chan, investigador del Instituto de Células Madre, y Ruth Tevlin, investigadora postdoctoral, se basan en trabajos previos en las que ellos y colegas del laboratorio de la autora Irving Weissman, profesora de Patología y Biología del Desarrollo, identificaron y describieron una población de células en los huesos de ratones que sirven como células madre esqueléticas.

Estas células madre adultas pueden convertirse en todos los componentes del sistema esquelético, incluyendo hueso, cartílago y una parte de la médula ósea conocida como estroma. Posteriormente, estos expertos mostraron que la curación de la fractura ósea en ratones se ve gravemente afectada cuando estas células madre se agotan, un hallazgo que les hizo pensar.

“Queríamos aplicar lo que sabíamos acerca de las células madre esqueléticas al problema de la deficiencia de cicatrización ósea en las personas con diabetes relata Chan.

Los investigadores usaron un modelo de ratón de diabetes tipo 2, en el que la enfermedad surge cuando los animales tienen alrededor de cuatro semanas de edad. Antes del desarrollo de la enfermedad, los ratones prediabéticos fueron capaces de curar las fracturas de los huesos de las patas tan eficazmente como los roedores de tipo salvaje, vieron los investigadores.

En contraste, después de que la enfermedad se había manifestado, el hueso reparado era significativamente más débil y menos denso que el hueso en los animales de control. Cuando compararon el número de SSCs en el hueso cicatrizante siete días después de la fractura, encontraron que los roedores diabéticos tenían cantidades significativamente menores de estas células que los animales de control.

Una serie de experimentos descartó una razón sistémica para esta reducción en el número de células madre y confirmó que las células en sí eran totalmente funcionales, lo que dejó solamente un posible problema con las señales que las células estaban recibiendo del ambiente circundante, o del lugar. Cuando Tevlin y sus colegas analizaron ese ambiente, vieron que los animales diabéticos produjeron niveles significativamente más bajos de una familia de proteínas de señalización llamada hedgehog que se sabe que desempeñan un papel crítico en muchos procesos biológicos, como el desarrollo embrionario y la regeneración de tejidos.

Los investigadores colaboraron con el coautor Philip Beachy, profesor de Bioquímica y Biología del Desarrollo, para probar si el bloqueo artificial de la vía de señalización hedgehog podría perjudicar la curación ósea en ratones no diabéticos. De esta forma, encontraron que en los ratones de control expuestos a una molécula que bloqueaba esta vía los huesos recuperados eran más débiles y más frágiles, al igual que en los animales diabéticos.

“Entonces, tuvimos que probar si añadir las proteínas de señalización hedgehog de nuevo en el entorno local en los animales diabéticos restauraba su capacidad para curar las fracturas”, explica Longaker. Los investigadores colaboraron con los coautores Fan Yang, profesor asistente de Bioingeniería y Cirugía Ortopédica, y el científico postdoctoral Xinming Tong, para diseñar un hidrogel biológicamente amigable en el que se incrustaran las proteínas de señalización hedgehog y se aplicó directamente el gel al sitio de fractura. “Y estos animales sanaron como los ratones normales”, subraya Longaker.

Por último, el equipo contactó con el coautor Stuart Goodman, profesor de Cirugía Ortopédica, para obtener muestras de hueso de pacientes con diabetes que fueron sometidos a reemplazo de articulaciones para la osteoartritis. Compararon la expresión de importantes proteínas para la vía de señalización hedgehog de estas muestras con otras obtenidas de pacientes no diabéticos.

Normalmente este tejido sería descartado por el cirujano, pero en este caso contenía pistas importantes. “Lo que vimos en estas muestras humanas fue un reflejo de lo que vimos en los ratones –subraya Chan–. Los huesos de los pacientes diabéticos mostraron una reducción significativa de la expresión de estas importantes proteínas de señalización”.

Longaker, Chan y Tevlin creen que la inhibición de la vía de señalización hedgehog surge de la inflamación asociada a la diabetes que causa altos niveles de una molécula llamada factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa). Se sabe que los niveles de TNF-alfa son elevados en pacientes con diabetes y los investigadores observaron un aumento correspondiente en sus modelos de ratón de la enfermedad.

También descubrieron que estos niveles aumentados de TNF-alfa inhibían la expresión de algunos miembros de la familia hedgehog. Sin embargo, la inhibición directa de toda la actividad del TNF-alfa podría tener otras consecuencias nefastas para un animal o un paciente humano porque TNF-alfa desempeña muchos papeles biológicos importantes.

“Hemos ideado una estrategia factible para revertir una patología específica del tejido — la incapacidad para curar las fracturas esqueléticas eficientemente– en una enfermedad metabólica compleja como la diabetes mediante la aplicación local de un compuesto para estimular la actividad de las células madre adultas”, resume Longaker.

13/10/16

Relacionan la duración de la diabetes con un mayor riesgo cardiaco en los hombres [13-10-16]

Relacionan la duración de la diabetes con un mayor riesgo cardiaco en los hombres

Según un estudio, tener diabetes tipo 2 durante más de 17 años duplica las probabilidades de un primer ataque cardiaco

El momento en que un hombre desarrolle diabetes tipo 2 podría determinar su riesgo de ataque cardiaco, según un estudio reciente.

De hecho, los hombres que han sufrido de diabetes tipo 2 durante una década o más se enfrentan al mismo riesgo que los que ya han tenido un ataque cardiaco, encontraron los investigadores.

Los hallazgos, que aparecieron esta semana en la edición del 14 de marzo de la revista Archives of Internal Medicine, podrían ayudar a estratificar a los pacientes según su nivel de riesgo, para determinar mejor quién necesita qué tipo de atención, y cuándo.

"Estos medicamentos importantes, potentes y costosos no se deben administrar a todo el mundo. Tal vez podamos determinar cuál grupo se beneficiaría más", planteó el Dr. Robert Scott III, profesor asociado de medicina interna del Colegio de Medicina del Centro de Ciencias de la Salud Texas A&M, y cardiólogo principal de planta de Scott & White en Temple, Texas. Scott no participó en el nuevo estudio.

Investigaciones anteriores habían indicado que el riesgo de enfermedad cardiaca en personas con diabetes tipo 2 era el mismo que el de las personas que ya habían sufrido un ataque cardiaco. Pero esta investigación indica que el riesgo en realidad tiene más que ver con el momento.

Tras dar seguimiento a alrededor de 4,000 hombres de 60 a 79 años de edad durante nueve años, investigadores británicos liderados por S. Goya Wannamethee del Colegio Universitario de Londres encontraron un mayor riesgo de ataques cardiacos y muerte en todos los que tenían diabetes, en comparación con los hombres que no sufrían de la enfermedad.

El riesgo aumentó junto a la duración de la enfermedad. En comparación con los hombres sin diabetes, los que tenían diabetes de inicio temprano (en este caso, durante un promedio de 17 o más años) tenían 2.5 veces el riesgo de ataque cardiaco. Ese nivel de riesgo era igual que el de los hombres con antecedentes de ataque cardiaco, señaló el equipo.

Los hombres que sufrían de diabetes de inicio tardío (un promedio de cinco años con la enfermedad) tenían un aumento de 54 por ciento en el riesgo de ataque cardiaco o muerte.

El riesgo de problemas cardiovasculares aumentaba significativamente después de que un hombre había tenido diabetes durante ocho años, encontró el equipo.

Ningunas de esas diferencias en el riesgo fueron afectadas por los factores de riesgo más típicos del ataque cardiaco, como la inflamación de las arterias.

"La moraleja fue que los hombres que habían tenido diabetes más tiempo, o sea diabetes de inicio temprano diagnosticada [en este estudio] antes de los 60, tenían más ataques cardiacos y eventos", señaló Scott. "Y por tanto realmente parecían equivalentes a pacientes con un ataque cardiaco anterior y sin diabetes. Parece que realmente era equivalente", añadió.

"Si un hombre de 60 años recién diagnosticado ayer y sin enfermedad cardiaca conocida entrara en mi consultorio, tal vez no fuera tan agresivo [al tratarlo] como somos hoy día", anotó. "De esa forma, el paciente tiene menos efectos secundarios por el fármaco y menos costos".

Pero otro experto dijo que las implicaciones clínicas del nuevo estudio no están aún claras.

El Dr. Chad Teeters, profesor asistente de medicina clínica del Centro Médico de la Universidad de Rochester, aseguró que un problema del estudio es que todos los pacientes eran mayores, muchos tenían los factores de riesgo cardiaco conocidos como "síndrome metabólico", y muchos eran físicamente inactivos, todos estos factores de riesgo de la enfermedad cardiaca.

Planteó que dada esta limitación la nueva investigación "no cambia el panorama" de la forma de tratar al paciente.

El estudio no observó a hombres menores de 60 años, pero los autores sí anotaron que ahora más gente recibe un diagnóstico de diabetes tipo 2 a edades cada vez más tempranas, lo que tal vez indique que se trata de pacientes que necesitan tratamiento más agresivo.

¿Y qué pasa con el riesgo cardiaco que la diabetes conlleva en las mujeres?

Según Teeters, "el riesgo cardiaco en las mujeres no comienza a acumularse hasta una edad más avanzada debido a los efectos protectores del estrógeno, de forma que el efecto de la duración de la diabetes podría estar asociado o no de forma similar con el riesgo cardiaco en las mujeres, como en los hombres".

Otra experta estuvo de acuerdo.

"Los estudios han mostrado que la diabetes es un mayor factor de riesgo para el ataque cardiaco en los hombres, [pero] no sabemos nada sobre [el riesgo de las mujeres] a partir de este estudio", señaló la Dra. Suzanne Steinbaum, cardióloga preventiva del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "No creo que esto nos aporte ninguna información sobre las mujeres".

10/10/16

¿Una mejor prueba para la diabetes?

¿Una mejor prueba para la diabetes?

Unos científicos afirman que su fórmula matemática mejora la precisión de un análisis sanguíneo estándar

healthfinder.gov

Unos investigadores financiados por la industria afirman que han desarrollado una forma de mejorar la precisión de una prueba estándar para la diabetes.

"Creemos que nuestro método permitirá a muchos pacientes y a sus médicos hacer un mejor trabajo con el control de los niveles de azúcar en la sangre, y reducir los riesgos a largo plazo del ataque cardiaco, el accidente cerebrovascular, la ceguera y la insuficiencia renal" vinculados con la diabetes, afirmó el Dr. John Higgins, profesor asociado de biología de los sistemas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

Lo que se pone en cuestión es la prueba de HbA1c, también conocida como prueba de A1c, que se utiliza para diagnosticar la diabetes. También identifica a las personas con prediabetes y ofrece información sobre qué tan bien se controla el azúcar en la sangre en un periodo de tres meses entre los que están monitorizando su enfermedad.

La prueba de A1c "mide cuánta azúcar han absorbido las células de la sangre de una persona desde el momento en que esas células se produjeron", comentó Higgins.

"Antes de que esta prueba estuviera disponible, los pacientes y los médicos solo sabían cuál era el nivel actual de azúcar en la sangre de una persona. Pero el tratamiento efectivo de la diabetes depende de saber cuál ha sido el nivel de azúcar en la sangre desde el último examen", explicó Higgins. "La prueba de HbA1c ofreció el primer estimado disponible del nivel de azúcar en la sangre de un paciente a lo largo de varias semanas anteriores".

Para millones de diabéticos de todo el mundo, la prueba de HbA1c forma la base de su tratamiento. Tan solo en Estados Unidos, más de 29 millones de personas tienen diabetes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero la prueba puede ser imprecisa. La importancia de esto es tema de debate.

Higgins dijo que los errores son significativos. Pero otro especialista, el Dr. Joel Zonszein, dijo que la prueba raras veces es imprecisa y que "es una buena prueba para la gran mayoría" de pacientes.

"Los pacientes con diabetes se pueden monitorizar y tratar de forma adecuada con las herramientas que tenemos", afirmó Zonszein, director de diabetes clínica del Hospital Universitario del Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York.

"En mi experiencia, el principal problema es que los individuos con diabetes a frecuencia no revisan sus valores de A1c", dijo Zonszein, que no participó en la nueva investigación.

En el nuevo estudio, Higgins y sus colaboradores usaron una fórmula matemática avanzada, o algoritmo, para analizar los niveles de azúcar en sangre a través de la prueba de HbA1c.

Esto permitió a los científicos tomar en cuenta variaciones en la edad de la células de la sangre entre distintas personas, comentó Higgins. La hemoglobina en los glóbulos rojos acumula azúcar con el tiempo, y es un importante motivo de las diferencias en los resultados de las prueba, dijo.

En más de 200 pacientes incluidos en el estudio, Higgins dijo que el nuevo método redujo de forma significativa los errores, de alrededor de 1 de cada 3 a 1 de cada 10. Esos errores eran suficientemente grandes como para afectar las decisiones sobre el tratamiento, señaló.

Dado que las personas con diabetes con frecuencia se hacen pruebas de A1c cada tres meses, Higgins afirmó que el nuevo método podría mejorar su monitorización y tratamiento.

Higgins no quiso estimar cuánto costaría añadir los nuevos cálculos a las pruebas existentes. Pero anticipa que el gasto adicional sería menos que el costo de la prueba de HbA1c en sí. Y en defensa de cualquier aumento en el precio, añadió que "la diabetes se encarece mucho si los niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados".

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. y Abbott Diagnostics, una compañía que desarrolla pruebas médicas de laboratorio. Los autores del estudio, incluyendo a Higgins, se mencionan como inventores en una solicitud de patente relacionada con los hallazgos.

¿Y ahora qué?

Higgins dijo que los investigadores están buscando asociaciones que permitan a los laboratorios utilizar el algoritmo para mejorar la prueba de HbA1c.

Zonszein apuntó que los hallazgos del estudio parecen válidos, aunque el algoritmo "no se ha cuestionado ni comparado con otros modelos matemáticos posibles".

Pero por ahora "esto es una investigación, no un modelo práctico que haya que implementar", dijo.

El estudio aparece en la edición del 5 de octubre de la revista Science Translational Medicine.

29/9/16

La diabetes en el recién nacido [29-9-16]


La diabetes en el recién nacido

A través de los años se han identificado diferentes tipos de diabetes mellitus, siendo las más comunes, la diabetes tipo 2 o no insulino, dependiente que por cierto es la de aparición más frecuente, la diabetes tipo 1, o insulino dependiente y la diabetes gestacional, que aparece durante el embarazo usualmente a partir del segundo trimestre.

Recientemente se ha reportado la aparición de un tipo de diabetes que suele presentarse en el neonato, es decir, en el recién nacido y que por lo tanto se le ha etiquetado como diabetes neonatal, lo cual es de rara aparición afortunadamente puesto que aparece en uno de cada 400 mil nacimientos y se presenta durante el periodo comprendido dentro de los primeros seis meses de vida y su duración es breve, ya que suele ser no mayor a 15 días y es importante tomar en cuenta que es insulino dependiente, es decir que necesariamente debe aplicarse inslulina al bebe para lograr su control.

Su causa se ha identificado a través de factores genéticos y su pronóstico depende del tipo de alteración genética.

Es pertinente aclarar con fines de diferenciación, que la diabetes tipo 2, que suele aparecer en el niño y el joven es muy raro que surja antes de los 6 meses de vida, lo que se demuestra mediante el hecho que los anticuerpos y el antígeno leucocitario humano, existentes en el enfermo diabético tipo 2, no están presentes antes de los seis meses de vida, y en cambio las mutaciones genéticas si existen en los neonatos con este tipo de diabetes.

Han sido identificados genes que participan en el proceso de la formación, de la diferenciación celular, así como de la función de los islotes de lengherhans pancreáticos y por consecuencia de la regulación, de la producción y secreción de la insulina, por lo que la mutación de estos genes lógicamente origina alteración funcional de dichos islotes pancreáticas y en consecuencia la aparición de la diabetes del recién nacido.

Los bebés con este rito de diabetes, suelen detectarse con la presencia de substancias acida en sangre derivadas de la acetona, por la destrucción de grasas debida a la deficiencia severa de insulina (cetoacidosis), además presentar micciones frecuentes (poliuria), deshidratación, manifestada mediante resequedad de sus mucosas y hundimiento de las fontanelas craneales o mollera, presencia de azúcar en orina, retaso en el crecimiento, niveles bajos de inslunia en sangre, así como de péptido C y como ya se mencionó ausencia de anticuerpos.

Se ha detectado que muchos de estos niños, incluso ya presentaban retaso en el crecimiento desde su misma vida intrauterina, siendo proporcional al grado de deficiencia en la secreción de insulina, puesto que la hormona insulina actúa como importante factor de crecimiento durante el embarazo y principalmente durante su tercer trimestre.

La diabetes neonatal se sub-clasifica en diabetes permanente y diabetes transitoria.

Ésta última, remite y representa el cinco por ciento de los casos, siendo estos niños más pequeños y no es frecuente que desarrollen cetoacidosis. Una tercera parte de este tipo de diabetes, no presenta recurrencia, y en cambio otra tercera parte recurre hasta siete o 20 años más tarde, desde luego ya manifestada como diabetes tipo 2, por lo que este tipo de diabetes neonatal, suele ser de utilidad pronostica.

26/9/16

4 recomendaciones para prevenir la diabetes tipo 2

4 recomendaciones para prevenir la diabetes tipo 2

peru.com

Cada vez más personas sufren de diabetes , una cifra que va en aumento. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) este tipo representa al 90 % de los casos mundiales y se debe gran medida por un peso corporal excesivo y a la falta de actividad física.

Asimismo, señala que los síntomas son similares a la diabetes tipo 1, que se da por factores hereditarios, pero menos intenso. Por lo tanto, esta enfermedad es diagnosticada cuando ya tiene varios años en el organismo de la persona.

En ese sentido, te presentamos 4 recomendaciones que te ayudarán a prevenir la diabetes tipo 2:


1.- Cuidar la alimentación


Una buena alimentación es la clave para tener energía. Por ello, consumir grandes porciones de carbohidratos ocasiona que el páncreas se agote, ocasionando que se limite la producción de insulina, además de desencadenar el aumento de la glucosa en la sangre que finalmente trae mayor riesgo a padecer diabetes. Se recomienda consumir alimentos como frutas, verduras y sus derivados.


2.- Controla tu peso


Llevar un control del peso no solo es una cuestión estética, también es por salud. Existen diversos estudios que relacionan el exceso de peso y la diabetes. Por eso, mientras más gordito se esté, se corre el riesgo de desarrollar esta enfermedad.


3.- Ejercítate todos los días

Una de las principales razones de padecer diabetes tipo 2, es la falta de actividad física. En ese sentido, se recomienda realizar ejercicios por 30 minutos diarios, al menos 5 veces a la semana para tu peso pueda estar controlado.


4.- Chequéate

Realizarse un chequeo periódicamente es importante, y si tienes entre 45 años, una vida sedentaria, problemas de sobrepeso y antecedentes de colesterol eres un fuerte candidato de sufrir este tipo de diabetes.
 

24/6/16

¿Pueden la insulina en altas dosis prevenir la diabetes tipo 1 en niños de alto riesgo? [24-6-16]


¿Pueden la insulina en altas dosis prevenir la diabetes tipo 1 en niños de alto riesgo?

Un estudio halló que tomar cápsulas de la hormona natural diariamente desencadenaba una respuesta inmunitaria protectora.


En un pequeño estudio preliminar, cápsulas con altas dosis de insulina indujeron de manera segura lo que parecer ser una respuesta inmunitaria protectora en niños con alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 1.

Un grupo de investigadores señaló que si estos resultados se corroboran en estudios más grandes realizados durante periodos prolongados de tiempo, el tratamiento podría prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 1 en niños de alto riesgo, de la misma forma en que las inyecciones contra las alergias pueden preparar al sistema inmunitario para no reaccionar ante alérgenos inofensivos.

"Hemos presentado un paradigma relativamente nuevo, que es exponer activamente el cuerpo a una de sus propias proteínas antes de que este tenga la oportunidad de considerarlo ajeno y eliminarlo como a un virus, cosa que pasa en los niños que desarrollan diabetes tipo 1", dijo el autor principal del estudio, Ezio Bonifacio, subdirector del Centro DFG de Terapias Regenerativas en Dresde, Alemania.

Los resultados del estudio se publicaron en el número del 21 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que se desarrolla cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error las células beta del páncreas que producen insulina. Eso hace que los niños y los adultos sean incapaces de generar insulina, o de generarla en cantidades suficientes. La insulina es una hormona necesaria para convertir el alimento en combustible para las células del cuerpo y el cerebro, de acuerdo con la investigación de antecedentes del estudio.

Sin insulina de reemplazo, que actualmente se suministra en forma de inyecciones o de una bomba de insulina, la gente con diabetes tipo 1 moriría.

Equilibrar la dosis adecuada de insulina es difícil puesto que las necesidades de las personas cambian diariamente, incluso de una hora a otra. La dificultar para manejar la diabetes tipo 1 es la razón principal por la que se desea prevenir la enfermedad, según Bonifacio.

Los autores del estudio señalaron que estudios previos con animales han señalado que la insulina por vía oral puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 1.

Para el nuevo estudio, los investigadores reclutaron a 25 niños de entre 2 y 7 años de edad. Todos ellos tenían fuertes antecedentes familiares de diabetes tipo 1 y se les consideraba en riesgo de desarrollar el padecimiento por causas genéticas.

Sin embargo, los niños aún no mostraban ninguna actividad dañina del sistema inmunitario. Esto significa que aún no tenían anticuerpos que destruyen la insulina.

Quince niños recibieron cápsulas de insulina diariamente con distintas dosis por entre 3 y 18 meses, de acuerdo con el estudio. Diez niños recibieron cápsulas inactivas de un placebo.

Casi todos (83 por ciento) los que recibieron la cápsula con una alta dosis de insulina mostraron una respuesta protectora del sistema inmunitario. Algunos niños que tomaban dosis más bajas mostraron también una respuesta, pero esto sucedió en un tercio o menos de los niños de esos grupos, según hallaron los investigadores.

Bonifacio dijo que se espera que quienes tengan una respuesta a las cápsulas de insulina creen células protectoras inmunoreguladoras que reconozcan la insulina y comprendan que no es una amenaza que deben atacar.

El investigador explicó que se trata de una premisa similar a la que está detrás de las terapias de desensibilización a las alergias.

Bonifacio añadió que la terapia pareció ser segura, pues no causó reacciones alérgicas o menores niveles de azúcar en la sangre. "Pero el tratamiento debe ser puesto a prueba por mucho más tiempo y en muchos más niños antes de que en verdad podamos decir que es seguro", dijo.

Aún hay muchas preguntas. No está claro por cuánto tiempo sería necesario suministrar la terapia para inducir una respuesta inmunitaria protectora. Y, ¿sería suficientemente robusta la respuesta protectora para superar la respuesta agresiva que se ha observado en el desarrollo de la diabetes tipo 1?

También existe preocupación de que dar insulina por vía oral de manera proactiva podría inducir el proceso mismo que está intentando evitar, si bien Julia Greenstein, vicepresidenta de investigación de descubrimientos en la JDRF (antes conocido como la Fundación para la Investigación de la Diabetes Infantil), dijo que no había señales de que eso esté sucediendo en este estudio temprano. JDRF proporcionó una subvención que financió parcialmente esta investigación.

El doctor Jay Skyler, subdirector del Instituto de Investigación sobre la Diabetes (Diabetes Research Institute) y autor de un editorial acompañante en la revista, dijo que los investigadores mostraron señales de "una respuesta inmunitaria protectora que podría compensar la respuesta inmunitaria destructiva continua" que desencadena la diabetes tipo 1.

Sin embargo, añadió que "la ciencia avanza lentamente... no busquemos resultados inmediatos".
 

21/6/16

El consumo moderado de cerveza previene la diabetes, según un estudio


El consumo moderado de cerveza previene la diabetes, según un estudio

Según la investigación varios componentes de la benida influyen positivamente en el control de esta enfermedad


cadenaser.com

El consumo moderado de cerveza tiene un efecto preventivo sobre la Diabetes Mellitus, según el documento Efecto preventivo y protector del consumo moderado de cerveza en la Diabetes Mellitus, presentado este jueves por el centro Cerveza y Salud con la colaboración de la Associació de Diabètics de Catalunya (ADC) y la Federación de Diabéticos Españoles (Fede).

El texto ha sido presentado por el catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y representante de la Sociedad Española de Diabetes, Martín Bermudo, autor del documento, han informado las entidades organizadoras en un comunicado conjunto.

Concluye que diversos componentes de la cerveza, como la fibra soluble, los compuestos polifenólicos, los minerales y la baja graduación alcohólica, influyen positivamente en el control de la diabetes, siempre que se consuma "de forma moderada": 2-3 cañas al día para los hombres y 1-2 cañas al día para las mujeres.

Según el texto, una dieta rica en fibra y el consumo de polifenoles reduce el riesgo de padecer esta enfermedad, y agrega que un déficit de algunos minerales como el magnesio se ha relacionado con un incremento en el riesgo de padecer Diabetes Mellitus de tipo 2.

Bermudo ha afirmado que la cerveza "es una bebida con contenido en magnesio, fibra y polifenoles como las isohumulonas", además de que es capaz de aumentar la capacidad antioxidante del plasma.

El centro ha remarcado que existen trabajos que indican que la ingesta de alimentos con actividad antioxidante mejora el grado de estrés oxidativo e influye positivamente en la aparición y evolución de las complicaciones de la diabetes.


Compuestos fenólicos


"En cuanto a los procesos inflamatorios que están presentes en las complicaciones macro y microvasculares de la diabetes es importante destacar el papel antiinflamatorio que pueden jugar la fibra y los compuestos fenólicos de la cerveza", ha sostenido Bermudo.

La revisión bibliográfica concluye que, en pacientes con Diabetes Mellitus 2, el consumo moderado de cerveza puede reducir los niveles circulantes de homocisteína, un marcador que sirve para medir el riesgo de arteroesclerosis.